miércoles, 26 de marzo de 2008

Orlan. El cuerpo mutante, el cuerpo del futuro

Orlan (1947) artista francesa conocida por sus obras extremas en el campo del performance, la han llevado al protagonismo vanguardista dentro de los artistas contemporáneos del post-arte-orgánico. Algunos autores definieron el trabajo de la francesa como "una metamorfosis física y de las identidades más radicales y polémicas dentro del panorama artístico contemporáneo".

Con su trabajo, ella misma se da vida a través de transformaciones performáticas donde su cuerpo es el espacio para modelar(se), para reensamblar(se), para reconstruir(se), para diseñar(se) en libre albedrío, en contra de las imposiciones estéticas con que la sociedad de consumo tortura a las mujeres, a través de procesos dolorosos y humillantes que atentan contra su salud física y mental. Su obra implica una denuncia contra las presiones de una sociedad fetiche-consumista que impone arquetipos físicos de una estética "correcta" sobre el cuerpo. Ella ejecuta sobre su propia imagen una puesta en escena, un performance de operación quirúrgica estética.

"Mi cuerpo es el espacio donde trabajo, es mi software, esto lo vengo haciendo desde mi adolescencia, trato de empujar los límites de la vida hasta el extremo."

"Con el avance tecnológico uno se puede hacer muchas preguntas, cuál es el estatuto original del cuerpo y hasta dónde irá su futuro. Actualmente no estamos preparados para estos cambios sociales. Yo quiero cambiar, o mas bien, preparar a la sociedad para estos cambios.
Mi trabajo centra exactamente en ese aspecto, trata sobre el cuerpo mutante, el cuerpo del futuro; es un trabajo en el que ando desde el 68 cuando llegaba a las conferencias con un cartel que decía: 'Yo soy una hombre y yo soy un mujer'.

Su trayectoria artística comenzó en 1964 con algunas operaciones estéticas y realiza la primera grabación en video de una de sus operaciones quirúrgicas en Lyon en 1978. El trabajo de Orlan alcanzó especial notoriedad en los años 90 a raíz de sus "acciones quirúrgicas", en las que se somete a (ya diez ahora) operaciones de cirugía estética convertidas en auténticas performances, documentadas mediante fotografía y video y, en algún caso, retransmitidas en directo a diversos centros de arte. Esta serie de operaciones quirúrgicas a la que es sometida, como parte del arte que defiende y de la transformación de su cuerpo, pasan a recopilarse bajo el titulo de "la Reencarnación de Santa Orlan", con el propósito de pasar a formar parte de modelos clásicos de la belleza como el caso de Venus, Monna Lisa...

"Utilizando el icono barroco, la tecnología de la informática médica, el teatro y las redes de la comunicación en masa, persigue su desafío que consiste en trabajar sobre el concepto tradicional de la belleza y el concepto occidental de la identidad". En 1993 en Nueva York tuvo lugar su séptima operación quirúrgica en la cual se implantó dos sistemas de silicona a cada lado de la frente a modo de pequeños bultos. 

El trabajo de Orlan se comercializa en forma de cintas de video en las cuales se graban las diferentes operaciones quirúrgicas a las que se somete la francesa.

 

martes, 25 de marzo de 2008

"Sick. The Life and Death of Bob Flanagan, Supermasochist". Kirby Dick

Film realizado por por Kirby Dick en 1997, donde se relata a modo de documental la vida y obra del artista Bob Flanagan (1952-1996), y especialmente los dos últimos años de vida del artista.

Bob, dibujante y escritor newyorquino muy relacionado con los ambientes sadomasoquistas y con la subcultura del BDSM, (Bondage, Disciplina, Dominación y sumisión, Sadomasoquismo), llevó su vida y su cuerpo al límite, utilizando el dolor provocado como práctica artística, para sublimar otro dolor: en este caso la enfermedad con la que nació, la fribosis cística, que consiste en que los pulmones están permanentemente produciendo y almacenando flema, lo que deviene en una infección constante. Con esta enfermedad no se tiene una expectativa de vida muy superior a los 20 años, y Bob siempre fue consciente de eso, con el sufrimiento que ello conlleva, pero Bob, dobló esa espectativa de vida, llegando a los 44 años.  Por tanto convivió desde su nacimiento con ella y evidentemente influenció direcamente en su forma de entender la vida, en su actitud hacia ésta, y en consecuencia como todo ello dió sentido a su polémica vida-obra. 

Kirby Dick pasó mucho tiempo registrando las exposiciones y performances que Bob realizaba junto a su mujer y entrevistando a las personas más cercanas al artista. El final es predecible, los últimos días de vida de Flanagan, su muerte, que su esposa se encarga de registrar en vídeo y fotografía.

Bob tuvo una vida llena de dolor, llena de sufrimiento, con cada visita al hospital que podía significar su muerte, hasta que empieza a asumir su realidad y decide transformar ese dolor en placer, y empieza a experimentar con cadenas, cuchillos, clavos... Al mismo tiempo se convierte en comediante, realizando extraordinarios shows de "stand up comedy" donde se burla constantemente de si mismo y de la vida de mierda que tiene que llevar por esa anunciada muerte a causa de su enfermedad terminal.


Un día conoce a Sheree, su mujer, y entablan una relación muy directa, muy afectiva, y muy dominante, en la que Bob entrega su cuerpo a su ama para que ella le produzca ese dolor-placer que paliaría el dolor de su enfermedad. Era una relación amor/dominación (dominatrix término que denomina a la mujer que domina al hombre en una relación sadomasoquista), enfocandola hacia prácticas artísticas. 


Bob Flanagan hace de su enfermedad un acto de transgresión premeditada. Primero por radicalizar su odio orientándolo hacia su cuerpo, segundo por conseguir que el masoquismo le ayude a superar y minimizar el dolor de su enfermedad terminal, y tercero, por aferrarse a la vida con una intensidad inusitada. Perder el miedo a la muerte es ya una transgresión absoluta, y hay que ser muy conscientes de morir para hacer del dolor un grito de vida.


En defintiva, lo que mas llama la atención no es el hecho de luchar dolor con dolor, si no como hace de todo eso arte. Y además de lo fuerte de las iamgenes de sus performances, es un fuerte impacto su actitud, su valor, la forma en que se burla de si mismo con sus escritos y sus canciones-represetanciones, y en como consigue aceptar una realidad imposible de cambiar, ganándole de esa forma a una vida que supuestamente era la que le iba a derrotar. 


“La gente piensa que los masoquistas no son personas fuertes. El estereotipo es que son débiles y llorones, lo que no es cierto. El masoquista debe conocer su cuerpo perfectamente bien y controlarlo totalmente, para poder pasarle ese control a otro o para controlar su dolor. En realidad es una persona muy fuerte. Es la fortaleza que me sirve para combatir mi enfermedad”.

Bob Flanagan

Video Performance. "Have it your Way?" (Burger King)

video